Inicio
Pide tu CITA
926 55 09 70
INNOVACIÓN Y TECNOLOGÍA
Aclaramos tus dudas
¿Y si de repente, se cae un diente?
Hoy en día la pérdida permanente de un diente es más difícil que hace años. De hecho, esos accidentes tan frecuentes, como las caídas frontales, o un pelotazo o quizás un choque, que fracturan un diente o producen su pérdida total, ya no son tan determinantes. Ahora se puede, y así lo recomendamos los especialistas, recoger la pieza dental que cayó accidentalmente, reimplantarla o resguardarla hasta que se consiga ayuda especializada. En este trabajo de Odontopediatría, el doctor Manuel Rodríguez Lanza explica los accidentes más comunes, y cómo actuar ante ellos.

Accidentes Dentales
En su trabajo, el doctor Manuel Rodríguez Lanza sostiene que un diente permanente que se cae por un golpe, en la mayoría de las ocasiones se puede reimplantar; por lo tanto, si la persona puede encontrar el diente después del accidente o la lesión, debe llevarlo consigo y rápidamente buscar asistencia especializada.
Asimismo enumera las causas más frecuentes de los accidentes dentales: caídas; trauma relacionado con el deporte; peleas; accidentes automovilísticos y masticación de alimentos duros.
El especialista señala algunas de las consecuencias de estos accidentes:
Fractura menor de un diente que compromete únicamente el esmalte.
Fractura más profunda que puede involucrar tanto el esmalte como la dentina del diente
Necrosis del tejido pulpar, que puede conllevar a infección grave y formación de absceso.
Fractura de diente severa, en la cual se expone tanto la dentina como el tejido pulpar del diente y debe ser tratado inmediatamente.
Ante un problema de este tipo, se pueden aplicar algunos primeros auxilios muy importantes, como guardar el diente avulsionado para realizar una posible reimplantación y llevarlo al odontólogo lo más pronto posible, ya que cuanto más tiempo esté fuera de boca, menor será la posibilidad de reimplantarlo con éxito. Se recomienda manipular el diente tomándolo por la corona (el extremo que realiza la masticación). Es conveniente utilizar una de las siguientes opciones para transportar el diente:
Tratar de colocar de nuevo el diente en su alveolo y sujételo suavemente.
En caso de que el diente no se pueda colocar de nuevo en su alveolo dentario, se debe colocar en un recipiente y cubrirlo con una pequeña cantidad de leche entera o saliva de la persona afectada. El diente también se puede llevar entre el labio y la encía inferiores o bajo la lengua.
Otros primeros auxilios adicionales:
Aplicar una compresa fría para el dolor local.
Aplicar presión directa para detener el sangrado.
Buscar ayuda odontológica inmediatamente, ya que cuanto más rápido se reciba atención, mayores oportunidades habrá para un reimplante exitoso.
Las fracturas graves de dientes pueden dejar al descubierto el tejido nervioso ubicado en el interior del diente y, en estos casos, sí se necesita con más apremio la atención médica inmediata para evitar las infecciones, abscesos y dolor.

Las fracturas o desportilladuras simples, no necesariamente necesitan atenderse de emergencia, pero deben repararse para evitar que los bordes agudos que puedan quedar corten los labios o la lengua y también por motivos de apariencia estética.
NO manipular la raíz de un diente, solo el borde con el que se mastica, el cual se conoce como corona dental.
NO raspar la raíz del diente para retirar la suciedad.
HALITOSIS: El compañero indeseable

Son muchas las razones por las que una persona puede padecer halitosis, problema mejor conocido como mal aliento. Curiosamente, este padecimiento casí siempre está asociado a una mala higiene bucal y al no cepillado de la lengua. En aquellos casos en los que la halitosis persista, lo más conveniente es consultar con un especialista, quien interrogará sobre hábitos alimentarios y de aseo bucal, estado de salud, etcétera. Seguidamente mencionamos algunas de las razones a las que se les atribuye la aparición de la halitosis.

Las encías inflamadas pueden ocasionar halitosis producto de las bacterias y la sangre acumulada en ellas. Quienes tengan grietas en la lengua y, además, no tengan el hábito de cepillarla diariamente, es muy probable que padezcan de mal aliento debido a que favorecen la acumulación de residuos.
Una causa muy común es aquella vinculada con el consumo de algunos tipos de alimentos como ajo y cebolla. Bebidas como té, café y alcohol también pueden tener importancia en algunos casos de halitosis.
El hábito de fumar tabaco.
El escaso consumo de agua y demás líquidos contribuye a que los residuos se instalen en la superficie de la lengua.
La ingesta de medicamentos como antibióticos o antidepresivos alteran la función salival deteriorando su calidad y producen xerostomía, es decir, disminución considerable de la secreción salival.
Infecciones en las amígdalas, del riñón, problemas estomacales (una mala la digestión, por ejemplo) o del pulmón.
Aquellas personas que padecen de sinusitis pueden presentar halitosis debido a los gérmenes y bacterias presentes en la mucosa y que se depositan en la lengua.
Es común que la presencia de caries ocasione mal aliento.
¿Cuando estar alerta ante el cáncer bucal?

La boca, como cualquier parte fundamental del organismo está expuesta y es propensa al cáncer. Normalmente las afecciones bucales las relacionamos con los dientes, pero hay otros signos de alarma que nos deben indicar la necesidad de ir al odontólogo.

¿Qué signos y síntomas de alerta deben hacernos sospechar de un cáncer en la boca?
Ulceraciones en cualquier lugar de la boca que no curen en 15 días.
Presencia de callosidades (durezas) o de una tumoración (bulto o hinchazón) en la boca, la cara o el cuello.
El escaso consumo de agua y demás líquidos contribuye a que los residuos se instalen en la superficie de la lengua.
Manchas de color blanco (leucoplasia, liquen plano), rojas (eritoplasia) o negras (melanomas) en la boca.
Sangrado anormal en algún lugar de la boca.
Dificultades para deglutir (tragar los alimentos), masticar o hablar.
Dolor, hormigueos o sequedad de boca sin causa aparente.
Infecciones crónicas de la boca (de origen vírico como Papilomavirus, por hongos como Candida albicans).
Heridas que no curan correctamente (después de una extracción dentaria).
¿Quiénes son las personas más susceptibles a sufrir de cáncer bucal?
Los más expuestos a factores irritativos que lo favorecen (tabaco, alcohol, rayos solares).
Los que tienen lesiones premalignas en la boca (leucoplasia, liquen plano).
¿Qué factores irritativos favorecen la aparición de cáncer bucal?
Tabaco.
Alcohol.
Mala higiene bucal.
Presión local (prótesis mal adaptadas u otros objetos que presionan excesiva y reiteradamente la mucosa bucal).
Exposición excesiva al sol.
Dietas desequilibradas (no comer frutas y verduras frescas, exceso de comidas con conservantes y otros tipos de productos químicos).
Infecciones crónicas de la boca (virus, hongos)
Recomendaciones
El cáncer de boca tiene un buen pronóstico y puede curarse siempre que se realice un diagnóstico y un tratamiento precoz.
Acuda como mínimo una o dos veces al año a tu odontólogo.
En caso de accidente ¿Cuándo y por qué ir al Odontólogo?

Hay dos razones fundamentales para acudir inmediatamente a un odontólogo en caso de un accidente, caída o trauma en la cara: la primera es que un diente permanente salga abruptamente de su lecho dento-alveolar y la segunda es que se fracture parcialmente y exista dolor e inflamación.

Las fracturas de dientes pueden variar desde una menor, (que involucra la fractura del esmalte y la dentina) hasta una fractura severa,(horizontal, vertical o diagonal de la raíz del diente). El esmalte y la dentina son las capas externas protectoras del diente. La más externa es el esmalte, de superficie blanca y dura. La dentina es capa amarilla que se encuentra justo debajo del esmalte. Ambas tienen la función de proteger el tejido interno vivo del diente llamado la pulpa.

Solo la tercera parte del diente, la llamada corona, es visible. El resto es el que está alojado en el hueso y es llamada raíz del diente. En la mayoría de los casos, es necesario realizar una radiografía para diagnosticar, localizar y medir la extensión de la fractura.
Valoraremos a continuación los distintos tipos de fracturas así como la luxación dental y la avulsión o pérdida del diente.
Diente con fractura menor

Una fractura menor involucra pérdida de la capa de esmalte únicamente. El diente no se ha desplazado y no suele existir sangrado de encías. El diente lesionado no debe doler o molestar con la comida o los cambios de temperatura. El riesgo de lesión de la pulpa es poco y el tratamiento no es urgente. El tratamiento definitivo consiste en realizar una restauración con composites de microrelleno especialmente indicados para este tipo de fracturas ya que es necesario proteger la pulpa del diente y restablecer el contorno normal.
Fractura de esmalte y dentina

Una fractura más profunda puede involucrar tanto el esmalte como la dentina. El diente todavía no se ha desplazado y las encías no sangran.

Cuándo la fractura es más profunda conlleva sensibilidad aumentada al frío. La necrosis del tejido pulpar puede conllevar a infecciones y abscesos. Por lo tanto fracturas que involucren la dentina deben ser tratadas urgentemente. El tratamiento se realiza con anestesia local y consiste en realizar la restauración del contorno dental con composites de microrrelleno. Se debe tomar una radiografía de seguimiento a los 3 y 6 meses y una inspección para realizar test de vitalidad pulpar que descarten necrosis posttratamiento.

Si la fractura conlleva lesión pulpar, el tratamiento consiste en la remoción y descontaminación del tejido afectado para prevenir infecciones. Este último procedimiento se denomina endodoncia.
Fractura severa de un diente

Una fractura seria que expone tanto la dentina como el tejido pulpar del diente debe ser tratado inmediatamente. El diente puede estar desplazado y los tejidos periodontales estarán afectados. Para prevenir la pérdida del diente luxado, el odontólogo debe ferulizarlo a los dientes vecinos para estabilizarlo durante la cicatrización de los tejidos de soporte. Una vez comprobada la viabilidad a largo plazo se procederá a su endodoncia y reconstrucción según sea necesario.

Las lesiones más severas son la fractura vertical, diagonal u horizontal de la raíz de los dientes. En estos casos es necesaria su extracción.
Avlusión dentaria

Los dientes superiores frontales son los que con mayor frecuencia sufren avulsión total. Niños con los incisivos superiors protruidos tienen un gran riesgo. La avulsión de los dientes de leche generalmente no se trata ya que éstos serán reemplazados por los dientes permanentes.

Sin embargo, la pérdida traumática de los dientes permanentes debe ser tratada inmediatamente ya que deben ser colocados de nuevo en su lecho alveolar lo antes posible. La variable más importante que afecta el éxito de la reimplantación, es el tiempo que permanezca el diente fuera de su lugar.

Dientes reimplantados en un plazo de una hora desde el momento del accidente suelen tener muy buen pronóstico. El diente debe permanecer en suero o leche hasta el momento de su implantación. Nunca debe manipularse la raíz. Se recomienda la cajita de almacenamiento Save-A-Tooth ("salvar un diente", en español), que se puede conseguir en muchas farmacias y que contiene una caja de viaje y una solución líquida.
Luxación dentaria

A veces un diente puede ser desplazado de su lugar hacia abajo o hacia adentro. También puede ser desplazado hacia delante, hacia atrás, hacia los lados o rotado. El odontólogo debe alinearlo y ferulizarlo lo antes posible para conseguir un adecuado alineamiento y evitar interferencias oclusales y masticatorias.
C/ Tomas Tapia 20, Esc.Dcha 1°
13600 - Alcázar de San Juan
Ciudad Real
Teléfono1:
Teléfono2:
Móvil:
926 55 09 70
926 54 78 87
616 63 09 95
Aviso Legal Siguenos Facebook linkedin

diseño y desarrollo CTA